Caminando entre nubes

Todos pueden pensar que haciendo un programa internacional es suficiente para estar viajando y que uno no tiene porque seguir buscando más. Pero al contrario, el viajar y conocer otros lugares te hace sentir más ganas de seguir descubriendo. Pierdes el miedo de moverte de un lado a otro. Así que por azares de la vida…  el internet me llevó a una convocatoria para una Escuela internacional de Sustentabilidad en Nepal.  Estando en Malasia, no sonaba una idea tan descabellada, ya que en avión son solo cuatro horas, en vuelo directo y podia ser un buen plan.
Personalmente, dentro del campo de la Biología siempre ha sido de mi interés la gestión de recursos naturales y el desarrollo sustentable a pesar de lo utópico que puede sonar y toda la controversia que existe alrededor.  Así que toparme con un curso sobre sustentabilidad fue muy tentador y no perdí tiempo en solicitar mi admisión.

Mi solicitud fue seleccionada pero sin ningún tipo de beca, como sugerencia venía un sitio de Crownfunding. Un poco incrédula de haber sido seleccionada me emocione de la idea de poder asistir a este curso y de conocer Nepal. Así que rápidamente investigué como es que funcionaba y arme una campaña. Finalmente con la ayuda de muchos amigos, familia y una beca parcial por medio del instituto donde se impartiría el curso logré llegar a Nepal. Cabe decir que antes de partir estaba en Matang, Malasia haciendo el trabajo de campo de mi proyecto de tesis.

DIARIO DE VIAJE
La primera impresión:
No tuve tiempo para hacerme una idea de que esperar así que la impresión fue genuina. Llegar de noche es lo mejor, porque la sorpresa es asimilada poco a poco. Y la verdadera sorpresa es al día siguiente cuando amaneces y ves un nuevo panorama. Yo fui la ultima en llegar ese día, todas habían llegado en la mañana o la noche anterior. La bienvenida fue muy reconfortante, mis compañeras eran muy extrovertidas y sonrientes, luego luego se rompió el silencio y se sentía muy buena vibra.
Yo compartía cuarto con Natalia, una chica ucraniana que estudia un master de Agronomía y Negocios  en Japón, con ese detallito ya daba la impresión que todos los que estábamos ahí teníamos esa multiculturalidad curricular.

Katmandú (Fase Teorica)
Al día siguiente empezó el curso. Eramos 12 en total y empezó con actividades para romper el hielo, éramos 12 chicas de 11 países (Buthan, Italia, Sudáfrica, Bangladesh, Ucrania, Suriname, Nepal, Mexico, Reino Unido, Filipinas y Palestena) y una serie de conferencias y talleres con gente involucrada en Sustentabilidad (científicos, representantes de organizaciones no gubernamentales, proyectos locales y políticos). Estos días sirvieron para tener frescos las problemáticas, los diferentes campos de acción y las diferentes visiones sobre sustentabilidad. Como resultado de estos primeros días fue la conceptualización de Sustentabilidad, Cambio Climático, Agricultura Sustentable, Movilidad y Urbanidad verde

Campamento en la Montaña  (Fase de reflexion y admiración)
Esta parte fue genial! Con toda la teoría fresca y ya entre amigos, nos fuimos de Kathamandu dirección los Himalayas, obviamente no íbamos a subir el Everest, pero estaríamos a los pies de estas grandes montañas.
Llegamos a un punto donde se acabó el camino y teníamos que caminar para subir al campamento, en julio es temporada de lluvias así que el primer reto fue caminar con la lluvia en el campo, estar atento a no resbalar o ser alimento de unas cuantas sanguijuelas.  Fue una caminata de cinco horas con unas cuantas pausas para admirar el paisaje, estábamos entre nubes.  Llegamos al campamento al atardecer, teníamos los Himalayas de frente, sin embargo por la lluvia y las nubes aparecían y desaparecían. Era increíble la sensación, el tamaño impacta y la cercanía le d aun toque de surrealismo. Este campamento fue una parada previa a la comunidad aquí hicimos actividades solo entre nosotros, conocimos a profundidad lo que cada quien hace con respecto a la sustentabilidad, hablamos de nuestros países de nuestras raíces y de como enriquecernos.

Comunidad Talibarang (Fase de sentir y probar)
Después del campamento nos dirigimos caminando a la comunidad Talibarang esta caminada fue una parte en completo silencio con el propósito de reflexionar sobre la naturaleza y tomar la caminata como un problema en la vida que tiene un principio, subidas, bajadas pero que llega al final. Así que mientras caminábamos reflexionábamos cómo finalizar algún problema personal. Llegamos finalmente a la comunidad, fuimos bienvenidos por los locales mediante una ceremonia donde el jefe de la comunidad nos dio las gracias por is a visitarlos y nos auguró una buena y productiva estancia. Nos dividimos en pequeños grupos y cada 3-4 personas fue dividida en las familias de la comunidad, parece mentira pero no hubo ningún problema de comunicación a pesar de no hablar nadie la misma lengua. Las señas, los gestos, las miradas y las palabras cada quien en su idioma, fueron los canales de comunicación muy efectivos con niños, jóvenes y adultos.
Compartimos con ellos su día a día, su comida, su jornada en los campos de arroz y maíz, el labor en la granja con las gallinas y las vacas. Jugamos fútbol y ping-pong con los niños y jóvenes. Aprendimos así de su estilo de vida de los beneficios de la tranquilidad y la lejanía de las ciudades. Nos enseñaron su banco de semillas y nos dieron una plática sobre el manejo del bosque. Son gente feliz, orgullosa de sus tradiciones, de sus costumbres e independientes.Después de una reunión con los jefes de la comunidad agradecimos su hospitalidad y nos despedimos con otra ceremonia en la que nos prestaron sus trajes tradicionales de gala y nos invitaron a regresar y a promocionar y expandir este tipo de proyectos.  Después viajamos a Pokara.

Pokara y Katmandu (Fase de asimilación y proyección)
En Pokara conocimos gente con proyectos relacionados con empoderamiento de las mujeres en las comunidades rurales, un supermercado abastecido con solo productos locales, compartieron con nosotros sus experiencias, desde el surgimiento de la idea, los primeros años del proyecto y como se fue expandiendo y estableciendo estas ideas hasta la actualidad donde ambos proyectos están bien establecidos y tienen muchos beneficios para toda la gente involucrada.  Para terminar la experiencia regresamos a Katmandu,  lo últimos dos días fueron de intensa reflexión, resumir todo lo aprendido, hacer un plan de acción, intercambiar material literario y contactos y sentir las ganas de compartir esta experiencia que enriqueció nuestras vidas.

Con especial dedicación para todos aquellos que confiaron en mí. (Alessandro, Paola, Anh, Anaïs, Gisela, Paty, Tío Arturo, Tia Grace, primo Arturo, primo Alejandro, prima Natalia, mis papás y mi hermana)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s